Cuenca Matanza-Riachuelo

La Cuenca Matanza-Riachuelo

Uno de los problemas ambientales más graves de Argentina

Por Dr. Horacio Micucci

Consejo Nacional del Foro Patriótico y Popular

Coordinador General de Evaluación Epidemiológica de la Federación Bioquímica de la Pcia. de Bs. As.

Director del Programa de Bioseguridad, Seguridad en Instituciones de Salud y Gestión Ambiental de la Fundación Bioquímica Argentina

“El escándalo de la sociedad termina en el escándalo de la naturaleza”

Tomás Maldonado (1985)

“No debemos lisonjearnos demasiado de nuestras victorias humanas sobre la naturaleza. Esta se venga de nosotros por cada una de las derrotas que le inferimos… Todo nos recuerda a cada paso que el hombre no domina, ni mucho menos, la naturaleza a la manera como un conquistador domina un pueblo extranjero, es decir, como alguien que es ajeno a la naturaleza, sino que formamos parte de ella con nuestra carne, nuestra sangre y nuestro cerebro, que nos hallamos en medio de ella y que todo nuestro dominio sobre la naturaleza y la ventaja que en esto llevamos a las demás criaturas consiste en la posibilidad de conocer sus leyes y saber aplicarlas”

Federico Engels. (1876)


“El ser más amenazado de la naturaleza no es el oso panda de China ni las ballenas: son los pobres del mundo”

Leonardo Boff (1996)

El problema de la contaminación ambiental ha llegado a los medios de comunicación. En Argentina, en distintas provincias y ciudades, el hombre común ha empezado a vislumbrar que su vida y la de los suyos está en peligro por variados problemas ambientales. Desde que el caso de Gualeguaychú llegó a las primeras planas de los diarios, se ha extendido esta preocupación. Y varios pueblos y provincias muestran a sus habitantes, hombres comunes, personas casi siempre ignoradas, salir a las calles con sus familias protestando por diversos motivos ligados a la contaminación de su entorno con el consecuente perjuicio para su salud y para la continuidad de sus actividades cotidianas: radicación de industrias contaminantes, explotaciones mineras también contaminantes, deforestación indiscriminada justificada en la urgencia de ganancias empresarias con su consecuencia de inundaciones y desertificación, contaminación industrial de cursos de agua, etc..

Como nunca antes la posibilidad de unificación de las protestas por este tema preocupa a los gobernantes. La posibilidad de confluencia del pueblo de Gualeguaychú (esa Fuenteovejuna argentina) con la población de la Cuenca Matanza-Riachuelo quita el sueño a más de uno de ellos.

La radicación de industrias contaminantes (caso Gualeguaychú), la deforestación indiscriminada y sin estudios previos de impactos indeseables, el monocultivo (de soja en Argentina o de eucaliptus en Uruguay, extendiéndose al litoral argentino), la explotación minera contaminante, etc. producirán tarde o temprano contaminación de las aguas, el aire, la tierra, desertificación o inundaciones incontrolables, etc. con su consecuente perjuicio social principalmente contra los sectores más desprotegidos.

Medite el lector ¿Cuánto de lo ocurrido en Tartagal o las inundaciones o sequías del Norte es consecuencia evitable?. ¿Y cuánto de la contaminación de la cuenca Matanza-Riachuelo?. Es más: ¿la contaminación del Riachuelo, en esencia, se resuelve con actitudes individuales o con políticas efectivas?. Desde el punto de vista del interés argentino, proteger nuestro ambiente y sus características favorables para la inmensa mayoría de la población y no para unos pocos, es parte de la defensa del patrimonio nacional, que incluye la defensa de nuestras aguas, tierras y aire y las mujeres y hombres que habitan en Argentina, de toda acción depredatoria.

El modelo aplicado en nuestro país desde hace una treintena de años es responsable de muchas catástrofes ambientales y perjuicios humanos. En su afán de privilegiar sin límites las ganancias de un pequeño número de empresas se ha herido sin control y sin mínimos estudios de impactos ambientales al entorno en el que viven millones. Hemos escuchado hablar por décadas del “progreso” puesto de manifiesto por cifras de una supuesta “macroeconomía”. Pero esas cifras son, en realidad, las cuentas del enriquecimiento obsceno de los beneficiarios de la entrega y del empobrecimiento inaudito de la inmensa mayoría de los habitantes de nuestro suelo.

Se nos habló de una supuesta teoría del “derrame” por el cual había que permitir ese enriquecimiento para que las sobras del banquete cayeran sobre los más pobres, pero esto nunca ocurrió. Sólo asistimos a la existencia de una minoría, cada vez más opulenta y poderosa, frente a una mayoría creciente de pobres cada vez más pobres. El Progreso, para ser verdadero, se debe manifestar en el bienestar del conjunto social y la fortaleza de la Nación.

La Cuenca Matanza- Riachuelo: Algunos datos

Esta cuenca abarca 2238 km2, con 35 km de ancho y 64 km de longitud desde el nacimiento del río Matanza y sus afluentes hasta desembocar, por medio del Riachuelo, en el Río de la Plata. En la mayor parte de esta cuenca se encuentran las zonas más densamente pobladas del país y también mucha de la actividad económica de fábricas y establecimientos varios. Presenta un alto nivel de contaminación de los cursos de agua y degradación del medio ambiente en general y de la calidad de vida de sus habitantes a tal punto que muchos lo consideran uno de las más graves ejemplos de contaminación a nivel mundial y el peor desastre ecológico del país. Comprende las zonas sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y quince Municipios de la Provincia de Buenos Aires: Almirante Brown, Avellaneda, Cañuelas, Esteban Echeverría, Ezeiza, La Matanza, Lanús, Las Heras, Lobos, Lomas de Zamora, Marcos Paz, Merlo, Morón, Presidente Juan D. Perón y San Vicente.

Habita en esta cuenca alrededor de un 15% de la población argentina lo que significa unos 5 millones de personas en distintos niveles de riesgo. Se estima que alrededor de medio millón de personas viven en villas de emergencia a su vera, con condiciones sanitarias gravísimas. Se encuentran en la zona patologías impensadas. A modo de ejemplo va sólo una de ellas, las mordeduras de niños por ratas diagnosticadas por pediatras, como muestra de la precariedad en que viven muchos argentinos, a poca distancia de lugares que nada envidiarían al “primer mundo”.

Cada día se vuelcan en el curso de agua 368.000 m3 de aguas servidas y 88.000 m3 de residuos industriales. Y aunque alrededor del 75% de la contaminación es de aguas servidas y el 25% restante son residuos industriales, se sabe que los contaminantes más peligrosos son estos últimos, habida cuenta que los biológicos son más fáciles de eliminar.

Que la responsabilidad no es igualitaria lo demuestra la siguiente cifra: de 3075 empresas radicadas en sus orillas sólo 65 son responsables del 80% de la contaminación. Se afirma que los niveles de mercurio, zinc, plomo y cromo son 50 veces superiores a los aceptables. Se estima que en el área hay unos 100 basurales clandestinos, casi una centena de barcos abandonados y un polo petroquímico donde unas 50 empresas manejan químicos peligrosos.

A principios de 1993, la entonces funcionaria María Julia Alsogaray, prometió limpiar la Cuenca en 1000 días, lo que obviamente no ocurrió. Un informe periodístico del diario Clarín, al que se puede acceder por Internet, afirma que en 1997 el BID otorgó un préstamo de 250 millones de dólares que el Comité Ejecutor del Plan de Gestión Ambiental de la Cuenca Hídrica Matanza Riachuelo (creado en 1995) debía utilizar para la limpieza del curso de agua. De ellos el Comité Ejecutor sólo recibió 7 millones de dólares, de los cuales 6 se utilizaron para pago de consultorías y 1 millón para obras de drenaje. Como no se utilizaron los fondos, el BID los reasignó a planes sociales durante la Presidencia de Duhalde, pero se debieron pagar 6 millones de dólares de intereses punitorios por no haberlos usado para los fines asignados previamente.

No hay un plan sanitario eficiente para resolver los problemas de la población aledaña. Según Andrés Nápoli, de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN): “No existe una política activa de salud que permita la atención preventiva de los posibles damnificados”.

La ex Secretaria de Ambiente de la Nación, Romina Picolotti, según se publicó en la prensa, dijo en su momento que las empresas del Polo Petroquímico de Dock Sud “está comprobado que lavan sus tanques y vierten los líquidos en el río”. Las empresas están localizadas en terrenos que son de propiedad de la Provincia de Buenos Aires cuyo permiso de uso venció en enero de 2006. Ni se habla de la relocalización de las petroleras, ubicadas sobre el Río de la Plata, que son las que más contaminan.

Un dato más: JICA, la Agencia de Cooperación Internacional del Japón en Argentina, ha realizado estudios según los cuales se han detectado niveles de plomo y cromo en sangre de niños de la zona más de cinco veces superiores a los normales.

Países iguales o países “globalizadores” y países “globalizados”

Hay quienes subestiman estos problemas ambientales. Consideran que estas cifras no son reales y hablan sobre los niveles de controles de países europeos o de Canadá que evitarían desastres ambientales. Pero alguno de los ejemplos dados (como el del préstamo de BID) demuestran una desidia crónica que es difícil de no calificar como complicidad intencional. Es que los países de este mundo no son “iguales”; hay algunos que deciden donde contaminar y donde ganar dinero sin limites a cualquier costo. El origen de la radicación de empresas contaminantes en los países como el nuestro puede rastrearse fácilmente. El prestigioso intelectual estadounidense Noam Chomski ha escrito que Lawrence Summers (ex secretario del Tesoro durante el gobierno de Bill Clinton, ex presidente de la Universidad de Harvard, ex asesor económico de Regan y ahora de Obama) cuando se desempeñaba como principal economista del Banco Mundial, en 1991, había manifestado en un memorando interno, que el banco debía alentar a las industrias contaminantes a mudarse a los países más pobres del planeta. Sostenía ese personaje, en un documento que se filtró a la prensa, que “la medida de los costos de la contaminación causante de enfermedades depende de los ingresos previstos de un aumento de la morbilidad y la mortalidad.” Agregando: “Desde ese punto de vista, una cierta cantidad de contaminación causante de enfermedades debe hacerse en el país con el costo más bajo, que será la nación con los menores salarios. Creo que la lógica económica de descargar basura tóxica en el país donde existen los salarios más bajos es impecable, y debemos encararla”. Por eso hay una radicación creciente de empresas contaminantes en países como el nuestro.

El papel de los científicos

Los científicos y profesionales tienen un destacado papel que cumplir en estos temas.

Desde Internet se puede acceder a importantes estudios como la revisión del Profesor Dr. Alejandro R. Malpartida de la Universidad Tecnológica Nacional. No podemos dejar de mencionar también al Dr. Juan Agustín Morettón, profesor de Higiene y Sanidad de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA, que viene trabajando en problemas asociados a la contaminación de cursos de agua y en particular en el caso Riachuelo. En colaboración con la Cátedra de Química Analítica de la Facultad de Agronomía de la UBA y el Museo de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia” ha investigado la dinámica y toxicidad de contaminantes y ensaya estrategias de fitorremediación, es decir el uso de especies de la flora autóctona, y especialmente plantas acuáticas, en los procesos de detoxificación. Los principales resultados de esta línea de investigación fueron presentados en el VI Taller Nacional y III Taller Internacional sobre Teratogénesis, Mutagénesis y Carcinogénesis, realizado en La Habana, Cuba, en septiembre de 2006.

En primer lugar se debe dejar de contaminar, mientras se actúa rápidamente con medidas médicas y sociales de promoción de la salud y de una vida con trabajo y viviendas dignas para los habitantes de la región. El Profesor Morettón tiene una visión crítica sobre muchos de los proyectos de solución que se discuten. La fitorremediación requiere tiempos que algunas de las soluciones que se planean no tienen en cuenta. Dice el Dr. Morettón “Se trata además de un proceso bastante menos costoso que los métodos tradicionales que utilizan como descontaminantes otras sustancias químicas o bien microoganismos como bacterias. Sin embargo debe dejarse constancia de que es un método que requiere de plazos mayores. Eso, aplicado a la descontaminación, por ejemplo del Riachuelo y zonas adyacentes, choca con la idea que se ha impuesto de que de que debe hacerse algo rápido, de modo de contar con esos terrenos para emprendimientos inmobiliarios, es decir, para construir otro Puerto Madero”, (…) “Lo ideal sería, además de aplicar procesos de fitorremediación en esas áreas, generar allí zonas verdes, parquizar. Y dejar que la naturaleza actué con sus tiempos”.

Como se ve la ciencia cuando es fiel a la verdad científica a menudo no coincide con intereses económicos minoritarios. Es bueno recordar el lema de la Universidad Nacional de la Plata: Pro scientia et patria (Por la ciencia y por la Patria) o tal vez el de la Universidad Nacional de Tucumán: Pedes in terra ad sidera visus (Con los pies en la tierra y la mirada en el cielo) para recordar que la ciencia y los científicos deben hacer su aporte poniendo los pies en la realidad de sus coterráneos para ayudar a que se acerque al cielo donde están las estrellas del futuro, contribuyendo a mitigar sus dolores del presente.

Sólo los pueblos resolverán los problemas de los pueblos

El reciente veto, por parte del Poder Ejecutivo, a la ley de defensa de los glaciares demuestra como los poderes políticos se subordinan a los intereses de grandes grupos económicos, aunque lesionen el medio ambiente y perjudiquen a las poblaciones.

Estamos ante un problema ambiental inseparable de qué proyecto de Nación tengamos.

Sólo si los pueblos se unen para tomar en sus propias manos la defensa del Medio Ambiente, como parte de su lucha por la defensa del patrimonio nacional y de su derecho a una vida digna se podrán resolver estas cuestiones.

Es preciso un proyecto de Argentina independiente donde se defiendan nuestras aguas, nuestra tierra, nuestro espacio aéreo y lo más importante del patrimonio nacional: nuestras mujeres, nuestros hombres y nuestros niños. Y su futuro.

Bibliografía

1. Dellamea, A. Cuenca Matanza-Riachuelo. Estrategia para descontaminar. Reportaje al Dr. Juan Morettón. Publicado el 28-11-2006. En INTERNET: http://www.edicionesmedicas.com.ar/content/view/full/9231.

2. Diario Página 12. El debate por la limpieza del Riachuelo. Asignatura pendiente. 07-05-2006.

3. Especiales de Clarín.com. El Riachuelo mata en silencio. En Internet fecha 1 de junio de 2007: www.clarin.com/diario/especiales/riachuelo/home.html

4. Federovsdky, S. El medio ambiente no le importa a nadie. Bestialidades ecológicas en la Argentina: del Riachuelo a las papeleras. Editorial Planeta; 2007.

5. Maldonado, T. Ambiente humano e ideología.. Nueva Visión; 1985.

6. Malpartida, A. La Cuenca del Río Matanza-Riachuelo. Recursos Naturales. Compuestos xenobióticos y otros contaminantes en la cuenca. En Internet. Fecha 1 de junio de 2007: www.buenosaires.gov.ar/areas/salud/saludambiental/archivos/ponencias/cuenca_rio_matanza_riachuelos.pdf

7. Micucci, H. Las papeleras de Fray Bentos: Nada menos que un problema ambiental. Sección Programa de Bioseguridad, Seguridad en Instituciones de Salud y Gestión Ambiental. Periódico FABA Informa. Órgano de la Federación Bioquímica de la Pcia. de Bs. As. Nº 401; Febrero de 2006.

8. Micucci, H. Sólo los pueblos resolverán los problemas de los pueblos. Revista La Marea Nº 26; 2006.

9. Morettón, J. Riesgo ecotóxico de un curso de agua contaminado. El caso Riachuelo en el área urbana de Buenos Aires. En: Agua: uso y manejo sustentable. EUDEBA; 1997.

10. Sonderéguer, PC. La cuenca del Matanza- Riachuelo. Notas sobre la cuestión urbana en Buenos Aires. Ed. de la UNLa. Universidad Nacional de Lanús; 2006.

Por la defensa de nuestra soberanía en las Islas Malvinas, San Pedro, Santiago y mares adyacentes

Por la defensa de nuestra soberanía en el Sector Antártico Argentino

Por el relevamiento en tiempo y forma de nuestras 350 millas

FORO PATRIOTICO Y POPULAR

Recuperar el patrimonio nacional; establecer la soberanía popular; garantizar la independencia argentina.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s