Islas Malvinas

Comunicado del Foro Patriótico y Popular

Miércoles 13 de mayo de 2009

El Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte presentó ante la Comisión de Límites de las Naciones Unidas su reclamo sobre las 350 millas correspondientes a nuestras Islas Malvinas, San Pedro (Georgias del Sur), Santiago (Sándwich del Sur). Con anterioridad, había hecho reserva de derechos sobre lo que el usurpador denomina Sector Antártico Británico (que comprende la totalidad del Sector Antártico Argentino y la mayor parte del Sector antártico chileno).

Queda plenamente demostrado que el objetivo político de Gran Bretaña es  usurpar más de 4.500.000 kilómetros cuadrados de territorio argentino comprendiendo Malvinas, demás archipiélagos australes, Sector Antártico Argentino y Plataforma Continental Argentina.

Este objetivo explicitado mediante la mencionada presentación, viene siendo acompañado por la Unión Europea. Esta, en sucesivos documentos, bajo el disfraz de relaciones económicas, propicia y conciente un ilegal ejercicio de soberanía, y que, por su peso como bloque, es prácticamente como reconocer títulos de soberanía sobre esos territorios argentinos ocupados por el colonialismo británico. Hace pocas semanas, legisladores británicos presentaron el informe “The status and location of the military  installations of the member states of the european union and their potential role for the european security and defence policy (esdp)”, en el que se propone la “europeización” de las bases militares de ultramar de los países que integran la UE, en el que se menciona en primerísimo lugar a la base británica en Malvinas. El análisis del status y contenido del Informe fue realizado por el Grupo Ulises que dirige el Ing. Mario Cafiero y puede consultarse en http://proyectonacional.wordpress.com/europeizacion-de-bases-militares-malvinas-en-el-ojo-de-la-tormenta/

El usurpador, en la documentación entregada ante la Comisión de Límites, y en obvia referencia a su no presentación hacia el oeste, indica expresamente que “no perjudicará cuestiones relativas a la delimitación de límites entre el Reino Unido y cualquier otro Estado”, (este último una clara mención a la República Argentina). (Texto original: “will not perjudice matters relating to the delimitation of boundaries between the United Kingdom and any othrer State”). Ello sella definitivamente ante un organismo internacional, lo que el Primer Ministro británico le manifestara claramente a la presidente argentina, sobre la absoluta y casi bicentenaria posición del Reino Unido, iniciada en 1833 por Lord Palmerston en su contestación a Manuel Moreno, y continuada hasta hoy día por todos sus embajadores, resumida en su conocida falacia del “no tenemos dudas de la soberanía británica sobre las islas”.  La frase de la presentación indica a su vez la posición oficial británica de su instalación en el Atlántico Sur como país limítrofe de Sudamérica.

La presentación constituye un importante éxito político de Gran Bretaña: ha sido recibido su reclamo en condición de país ribereño en aguas del Atlántico Sudoccidental. Sin embargo, Gran Bretaña no es país ribereño, sino que es una potencia militar extranjera que ocupa parte de nuestro territorio nacional.

La presentación británica pone en evidencia el total fracaso de la diplomacia argentina inspiradora y defensora de los llamados Acuerdos de Madrid de octubre de 1989 y febrero de 1990. Como hemos señalado, mediante el Acuerdo de Madrid de octubre de 1989, Gran Bretaña realizó reserva de derechos de soberanía mediante la fórmula del “paraguas de soberanía”. Con esos Acuerdos de 1989, la posición argentina retrocedió con respecto a las Resoluciones de las Naciones Unidas N° 1514 y N° 2060, eliminando la cuestión colonial que esas resoluciones trataban en relación a Malvinas en el marco del proceso de descolonización que se daba en todo el mundo.

Pero también ha puesto en evidencia la inutilidad del llamado “paraguas de soberanía” para los verdaderos intereses argentinos. Desde entonces, mediante acuerdos como los mencionados, acuerdos o entendimientos secretos, tratados, etc., el colonialismo consolidó y amplió su usurpación con el consentimiento de las autoridades argentinas. Todos esos Acuerdos, tratados, Entendimientos, etc., están plenamente vigentes y han sido sistemáticamente defendidos por nuestras autoridades las que se limitan a notas o discursos que nunca se traducen en cambios reales y sustanciales en defensa de la soberanía nacional.

Debe considerarse un éxito de todos los sectores que venimos trabajando en defensa de la soberanía nacional, el haber impedido que nuestro país realizara una presentación conjunta o complementaria con Gran Bretaña —en la que se trabajó durante largo tiempo— y que el gobierno realizara dicha presentación en tiempo. Pero debe dimensionarse la gravedad de la situación planteada para nuestro país: Gran Bretaña pretende usurpar más de 4.500.000 km cuadrados de territorio. Son enormes los peligros de secesión territorial a manos del colonialismo y el imperialismo inglés y de otras potencias mundiales.

La presentación británica también deja en ridículo la política de indefensión que los sucesivos gobiernos argentinos han desarrollado. Desde 1982 a la fecha, se profundizó el desmantelamiento del sistema defensivo argentino, respondiendo a los dictados de las potencias mundiales que someten a la Argentina al “castigo infinito” por haberse atrevido a recuperar de manos del colonialismo sus territorios usurpados desde 1833. Mientras Gran Bretaña aspira a usurpar esa enorme porción de territorios argentinos y a apropiarse de nuestras riquezas, los dirigentes argentinos dedicaron décadas a entregar el patrimonio nacional. Debe contarse como responsabilidad directa de este turno gobernante de los Drs. Kirchner, la privatización de YPF de la que fueron socios fundamentales del menemismo; la concesión de la principal reserva petrolera argentina, Cerro Dragón, a Panamerican, empresa mayoritariamente británica (60% British Petroleum); la autorización al magnate inglés Joe Lewis a construir y operar un aeropuerto en Río Negro en el que pueden descender aviones de gran porte a solo dos horas de Malvinas; el pago sistemático de la deuda externa al imperialismo inglés financiando su usurpación; el veto a la Ley de glaciares (actuando como lobistas de las mineras extranjeras como la Barrik, y otras), etc.

De acuerdo a lo señalado por el gobierno argentino, al objetar Gran Bretaña la presentación de la Argentina y hacer lo propio Argentina con la británica, dichas presentaciones quedarán sin tratarse en la Comisión de Límites, hasta que ser resuelva la cuestión principal que es la de la soberanía.

Debe exigirse entonces un inmediato cambio de política, proceder a la denuncia de los Acuerdos de Madrid, la derogación del Tratado de Londres —que es Ley de garantía a las inversiones inglesas—, anular y/o derogar todos los acuerdos o entendimientos secretos que llevaron al estado de indefensión de nuestra Nación; llevar para su votación la cuestión Malvinas a las asamblea general de las Naciones Unidas como se hizo exitosamente hasta 1989; anulación de la concesión a Panamerican Energy sobre Cerro Dragón y toda otra área petrolera concesionada a empresas británicas; anulación del permiso de operación del aeropuerto en Río Negro al magnate británicos Joe Lewis; anulación de la condición de socio extra OTAN; proceder a la inmediata reactivación de la industria naval nacional, mercante y de guerra, mediante la pronta sanción de las leyes presentadas por los trabajadores del Astillero Río Santiago: ley de transporte por agua y reserva de cargas y Ley  para el Fondo de Desarrollo de la Industria de Naval; efectiva política de “antartización”, desarrollo de las bases antárticas y establecimiento de nuevas; reparación del rompehielos Irizar en el Astillero Río Santiago, etc.; nacionalización de tierras extranjerizadas a manos del colonialismo británico y/o sus testaferros, etc.

Estas y otras medidas son necesarias para torcer el rumbo que compromete la integridad territorial de la Argentina a manos del colonialismo y el imperialismo.

Por la defensa de nuestra soberanía en las Islas Malvinas, San Pedro, Santiago y mares adyacentes

Por la defensa de nuestra soberanía en el Sector Antártico Argentino

Por el relevamiento en tiempo y forma de nuestras 350 millas

FORO PATRIOTICO Y POPULAR

Recuperar el patrimonio nacional; establecer la soberanía popular; garantizar la independencia argentina.

Av. Caseros 828, P.: 1º, Depto: 3 – CP: 1152. Ciudad Autónoma de Buenos Aires – República Argentina

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s