LLENAR LA ARGENTINA DE MULTISECTORIALES

Anticipo Hoy 1280
Otto Vargas, secretario general del Partido Comunista Revolucionario

LLENAR LA ARGENTINA DE MULTISECTORIALES

Reproducimos la intervención del camarada Otto Vargas realizada durante una cena de colecta financiera en Capital Federal el viernes 14 de agosto, parte de un ciclo que incluyó charlas en Rosario y Quilmes. Subtítulos de Hoy.

Compañeras y compañeros:
La derrota del gobierno el 28 de junio ha sido una derrota aplastante. El 70% de la población votó contra ellos. Entre las elecciones de 2007 y las de este año, el kirchnerismo perdió más de 3 millones de votos. Hay provincias como Córdoba donde de cada diez votos tuvieron uno.
Perdieron en la Capital Federal: Carlitos Heller del PC, que militó con nosotros en la Fede siendo muy jovencito, terminó cuarto, junto con otros camaradas viejos que fueron sus consejeros. En Santa Fe tuvieron una derrota impresionante. Perdieron también en Mendoza y Entre Ríos.
Es decir que la situación del gobierno es muy grave a partir de estas elecciones. La masa castigó. La masa sabe en este país que las elecciones solamente sirven para castigar y las usan para castigar. Por eso es que perdió tantos votos Macri en la Capital, porque muchos de los que votaron por Macri y que algunos creían que eran votos fascistas, ahora votaron por Solanas. Entre un 8 y un 10% de los votos de Solanas, son votos del peronismo que había votado a Macri. Es decir: en su momento usaron a Macri para castigar a Kirchner.


El gobierno ¿qué dice? que ganó la derecha destituyente y fascista. Ellos serían la izquierda y los que votaron en contra serían fascistas destituyentes que quieren el golpe de Estado.
Pero el tema ¿dónde está?. En primer lugar, que los derrotó el campo. Cristina en el 2007 perdió en todas las grandes ciudades y ganó en las pequeñas ciudades del interior, y eso es lo que perdió ahora. Porque el odio a Cristina y a los Kirchner en el campo es terrible, en todas las clases sociales del campo, desde los rurales hasta los terratenientes, todos, salvo los grandes, los Grobocopatel, los Benetton… pero la masa del campo les votó en contra.

Ocultan que perdieron en el Gran Buenos Aires
El otro problema del que no hablan es que ellos pensaban ganar en el segundo cordón del Gran Buenos Aires. Sabían que perdían en el primero por la misma diferencia que en la Capital, sabían que iban a tener pocos votos en el tercer cordón, pero consideraban que iban a ganar en el segundo cordón donde está la mayoría de la masa pobre que recibe los planes, la asistencia social. Esa masa es la que no los votó. Ahí es donde los Kirchner en vez de tener un 20% de ventaja tuvieron menos de 10. Y tuvieron menos de diez de ventaja porque esa masa no votó, votó bronca, se abstuvo, votó en blanco o anuló el voto. Pero no los votó. Y entonces es ahí donde han sufrido su gran derrota de la que no hablan, y sobre la que todavía quieren insistir; como demuestra el discurso de hoy de Cristina quieren insistir con un nuevo programa de planes, porque ya están pensando en las elecciones del 2011, con Néstor de candidato.
Ha habido un comunicado de la Junta Electoral bonaerense –que publicó Ambito del día 10, alarmada por la ausencia de votantes–. Dicen que quienes se abstuvieron no se consideran parte del sistema democrático, porque del 14,39% de abstenciones que hubo en el año 1983, en estas elecciones hubo un 28,7%. Después viene esa historia si le sacamos el 10%, si le sacamos el 15%, hagan las cuentas que quieran, pero hay un 28,7% que no se siente parte del sistema. Hay algunos que dicen “bueno, pero están los muertos”. Pero los muertos votan: hay un millón de libretas de muertos que no está denunciado que murieron y que votan ¡Si pasan paraguayos en Formosa, Misiones, Chaco a votar en las elecciones con la libreta de los muertos! Hay un aumento muy grande de abstención que preocupa a la Junta Electoral bonaerense, alarmada porque no se consideran parte del sistema democrático.

La crisis de hegemonía
Este es el problema de fondo, yo creo, que va a la crisis de hegemonía existente en la Argentina desde el 2001. Crisis de hegemonía desde el punto de vista marxista, gramsciano, que es cuando los de arriba no nos pueden gobernar como gobernaban antes. Y los de abajo ya tampoco pueden seguir viviendo así. No es una situación revolucionaria como tuvimos en el 2001-2002 donde los de arriba no sabían cómo manejar, pero los de abajo estaban dispuestos a rebelarse. Pero en todo caso, es una situación donde los de abajo no soportan todas las cosas que hoy se escuchan en los cafés, en las calles de Buenos Aires, que anda todo el mundo, hablando mal y pronto, puteando contra esta gente. Eso es la demostración de la crisis de gobernabilidad que se ha extendido, pese a que hay un silencio total, aquí no se sabe nada de lo que pasa en la Argentina.
Acá en la Capital creemos que sabemos todo porque la televisión está dos horas mostrando un bache de la avenida Libertador. Pero, por ejemplo, hace dos semanas que comenzó con 1.500 originarios y campesinos pobres en Pampa del Indio, la marcha a Resistencia. Tardaron cuatro días y un poco más, y están acampando en Resistencia; ahora son unos 2.000. Acá no se sabe nada, ya van dos semanas. A esos 2 mil se les han sumado otros sectores, porque es una marcha para que la crisis no la pague el pueblo. Ellos piden por el hambre. Capitanich, antes de las elecciones les prometió la construcción de mil viviendas, planes, semillas de algodón. No cumplió nada, no cumplen nada. Entonces tienen que bajar los del gobierno a discutir a la plaza, y ofrecen “vamos a ir por partes, vamos a ir pueblo por pueblo”. “No, no. Aquí o arreglan con todos, con las organizaciones de desocupados, o no arreglan con ninguno. Aquí no nos dividen a nosotros”. Hay más de dos mil acampantes y acá no se sabe nada.
Paro general de los estatales en Tierra del Fuego, dos días. No se sabe nada en Buenos Aires. Acá no sabemos nada de lo que está pasando. Paro petrolero. El lunes no se sabía si cortaban el gas por el paro de Santa Cruz y Chubut, de la zona de Comodoro Rivadavia y de Caleta Oliva, Las Heras y del norte de la provincia de Santa Cruz. No sabemos nada.
De pronto viene lo de las tarifas. Yo estaba el jueves en Rosario, llegó la marcha contra el aumento de tarifas, llegaba la gente con las facturas; gente del servicio doméstico, que pagaban facturas de menos de cien pesos, les llegaron facturas de 400 pesos. No digo la gente a la que le llegaron facturas de mil pesos.
Se formaron grandes multisectoriales, la más importante en Chabás, encabezada por el intendente Salomón. Había miles, salieron a hablar por los medios. Y participó la Comisión de Emergencia que tiene Chabás, que fue clave en la lucha agraria; participaron las organizaciones de Federación Agraria, los comerciantes, miles se juntaron. Por eso el gobierno tuvo que abrir la mano con lo de las tarifas.
La CGT sacó una resolución de protesta por el aumento de tarifas. Es decir que a todo este clima “destituyente” –dirían ellos– que se estaba configurando nacionalmente, se le sumó la declaración de la CGT. Abrieron la mano y aflojaron con el tema de tarifas, por lo menos por dos meses.
Porque aquí viene un tema, del que vamos a volver a hablar, que es el de las instituciones y las Cámaras. No fueron las Cámaras las que decidieron la rebaja de las tarifas, fue la movilización popular la que decidió. ¿Hubiera sido posible sino derogar la 125? ¿Fue por el voto de Cobos? ¿El voto del Senado? ¿por qué fue? Porque nunca en la Argentina se vio una movilización de la extensión y la profundidad de la rebelión agraria, nunca jamás. No se conoce en la Argentina.
Hasta en lugares muy alejados salió el pueblo en la Argentina en la rebelión agraria y por eso se derogó la 125. Y los 20 centavos que le dieron a los lecheros, si no se hubiera hecho la movilización de los tamberos, con lo que hicieron en La Matanza, ¿ustedes se creen que les hubieran dado esos 20 centavos porque la Mesa de Enlace iba a discutir a las Cámaras? Es una risa eso.
Dice el periódico del PO “miserables 4 mil litros de leche” que repartieron; panza llena son esos; solamente un tipo que tiene la panza llena puede escribir así. Porque ustedes habrán visto por televisión, una mujer con un nenito decía “vine a buscar un sachet de leche, pero yo preciso dos porque en mi casa tengo una nena de cuatro años”. Se juntó una cola para la que no alcanzaba la leche que se estaba repartiendo de los productores tamberos. Y eso los conmovió a los tipos, porque hay cosas que sacaron y hay cosas que no sacaron. Los productores fueron a Rosario, por ejemplo, a Carrefour, pero fueron a los suburbios y allí se armó una cola de miles para que les dieran un sachet de leche. Y la televisión, en vez de sacar lo de Carrefour sacó lo del barrio pobre y las imágenes conmovieron a la gente. Esas cosas se consiguieron no con los debates en las Cámaras, como diría De Angeli.

Un gobierno muy debilitado
Tenemos un gobierno muy debilitado, hay que ser conscientes de eso, como dijo Lilita (ella que defiende las instituciones), hay que tratar de que llegue al 2011. Todos quieren que llegue al 2011, “todos queremos que llegue al 2011”. Esta gente dice que tiene que llegar. ¿Y llegará? Están muy debilitados, muy debilitados, porque se rompió el bloque de las clases dominantes. En este país, a partir del ascenso al gobierno de Menem, se formó un bloque de clases dominantes que tuvo en un momento a los yanquis de bastoneros, después los yanquis fueron desplazados, ya cuando vino De la Rúa, cuando vino Duhalde, fueron desplazados los yanquis, y se fracturó ese bloque.
Hoy día esto está en el comentario público, la polémica de Ernesto Tenembaum con Rossi, lo estamos escuchando por la radio, viendo por televisión ¿Por qué se rompió? Imagínense… Doña Ernestina viuda de Noble decía que nadie podía gobernar 15 días teniendo en contra a Clarín, le regaló a Kirchner un diario, Página 12, le dio las tapas de Clarín por tres años –todavía hoy las cosas que ellos quieren decir se las chiflan a Morales Solá y a Pagni para que las escriban en La Nación y no las escriben en Clarín–. Con Clarín pasaron a pelearse ahora por un pequeño negocio de 1.700 millones de pesos, que va a ser del señor y la señora. Ese es el negocio del fútbol. No hay plata para pagar un vaso de leche a pibes que se mueren de hambre, pero hay 600 millones de pesos para dárselos al mafioso de Grondona. Porque todos sabemos que Grondona es un mafioso que viene de la época de la dictadura. Porque esto es una mafia, la mafia del fútbol. Les van a dar 600 millones de pesos. No es que yo vaya a defender al grupo Clarín, ¡por favor! Todos saben lo que nosotros pensamos del grupo Clarín y lo que hemos dicho de ellos.
Pero Clarín y Techint, enfrente; la Sociedad Rural, enfrente; la dirección de la Iglesia, enfrente; la Unión Industrial y Asociación Empresaria (AEA), enfrente. Cuando van a los cuarteles, de los tenientes coroneles para arriba saludan, pero para abajo, las cámaras pueden reflejar los ojos de odio de la oficialidad y la suboficialidad y hacer correr un frío por la espalda. Todo eso está en contra, compañeros. Y ellos tienen el apoyo de los petroleros, porque ¿ellos qué representan? ¿qué izquierda son ellos? La izquierda “neodesarrollista”, como la llaman ahora. Porque Kirchner no es yanqui, no es proyanqui, aunque por ahí les haga alguna concesión.
Él a su gente, cuando la reúne y le tiene que explicar cuál es la línea del gobierno, le dice “nosotros, estratégicamente, con los chinos, después con la Unión Europea, y después con el Mercosur”. Ese es el orden de prioridades.
Y en el Mercosur hacen un juego, juegan sobre todo con Chávez, pero hacen un juego donde se mezclan cosas en las que yo no me quiero meter, diferencias políticas entre los chinos y los rusos. Chávez juega mucho con los rusos, estos le quieren mandar la flota, construir una base. Lula, que ha tenido militancia muy cercana al Partido Comunista do Brasil, el partido prochino, que tiene ministros de ese partido en el gobierno, juega más para el otro lado. Ahí juega el kirchnerismo.
Entonces se ha hecho un capitalismo de amigos, ¿a favor de quiénes? En primer lugar, de los petroleros, en primer lugar de Pan American a la que le dieron la concesión de petróleo hasta el año 2038-39. En segundo lugar, de Repsol, que le permitió una entrada de 15% de Ezkenazi que es un testaferro de ellos, un viejo testaferro del PC de Santa Fe, con opción al veinte y pico. Eso es Kirchner, adentro del petróleo, amigo de Pan American y de Repsol.
De los once o doce pozos en Santa Cruz, le dieron la mitad a Cristóbal López, la otra mitad a Báez, testaferro de Néstor y Cristina. Ahora los están investigando y descubren que testaferros de Cristóbal López son testaferros de Kirchner.
Han entrado en el negocio petrolero, han entrado en las finanzas. Porque Eskenazi tiene el Banco de Santa Cruz, aparte del de San Juan, Santa Fe y Entre Ríos. Han entrado en la minería, porque el gobierno de Santa Cruz tiene el 30% del Cerro Vanguardia, que exporta ciento y pico de millones de dólares al año de oro, la principal exportadora de oro. Ahí están los Kirchner manejando con amigos esa plata. Pino Solanas ha explicado muy bien lo de la minería, no pagan impuestos, es decir paga 3 puntos de lo que ellos declaran que sacan de oro, pero aparte sacan como diez tipos de minerales más. Y en la Patagonia tienen dos puntos de menos por exportar desde esos puertos.
Están en la minería, están en los feedlots en varias provincias, están en el juego, en el turismo también, ahora han comprado campos por todos lados, 180 mil has en Santa Cruz y han comprado con testaferros campos en la provincia de Buenos Aires y Santa Fe. Han entrado en el negocio de la soja, no en vano extendieron la soja a 16 millones de has en la Argentina, con Grobocopatel y su gente.
Petróleo, minería, pesca y juego, igual a narcotráfico. Porque aquí Cristóbal López en el tragamonedas de Palermo (que no paga impuestos por eso), saca un millón de dólares por día que se limpia del narcotráfico y otros negocios sucios; porque en este país hubo una línea aérea, todos la recuerdan, SW, que la financiaba Jaime (el que no se sabe si está dentro o fuera del país), el que le manejaba todo el negocio aéreo. La Southern Winds hacía Tacna-Córdoba-Madrid, porque los chilenos habían bloqueado la frontera, no dejaban entrar coca de Perú ni de Bolivia. Un año llevando cocaína, hasta que a un despistado se le olvidó una valija por ahí dando vueltas en Madrid y se fue al diablo el negocio. Y entonces desapareció la Southern Winds. Pero en todo eso está Kirchner.
El otro día se quemó un avión al norte de Santa Fe, con marihuana. Una avioneta con un paraguayo y un brasileño entró con marihuana, y cuando vio que se venía abajo, la trató de incendiar para que se quemaran los 200 y picos de kilos de marihuana. Quiere decir que las avionetas con marihuana y cocaína llegan hasta acá. Hacen trasbordo de la cocaína en Santiago del Estero y llegan hasta 9 de Julio, Carlos Casares, Pehuajó y toda esa zona del oeste de la provincia de Buenos Aires. Y esto de Santa Fe muestra cómo llega la marihuana hasta la provincia de Santa Fe y se reparte por todo el país. No hay radares en la República Argentina. No tenemos radares, pese a que podemos fabricarlos en Bariloche.
La situación es de un gobierno que ha hecho sus negocios, todo el mundo lo sabe, porque ha hecho esa declaración de bienes. Como dirían los porteños, “es para engrupir a los giles”: ha declarado que hizo una fortuna de 15 millones de dólares.
Kirchner es un usurero. Usurero el abuelo, usurero el padre, usurero Kirchner que hizo su fortuna rematando las casas con la Ley 1.050 de la época de la dictadura. Hay dos cosas que son casi imposibles con un usurero; una abrirle la mano, como hicimos con la 125; y la otra es encontrarle la plata. ¿Quién le encuentra el escondite de plata a un usurero? ¿Ustedes creen que la plata esa que declaró, los 15 millones de dólares, es la plata de los Kirchner? Kirchner está en el petróleo, está en el juego, en turismo, en la pesca, y ahora en el fútbol va a estar también.
Es decir, la situación es difícil, el gobierno tiene una estabilidad muy precaria, ha puesto un estudio con unos 20 abogados y contadores que arreglan los papeles por si se tienen que disparar.

Está en discusión quién hace el ajuste
Por otro lado, ya rascaron el fondo de la olla. La Anses en el mes de junio tuvo un déficit operativo de 1.460 millones de pesos. Quiere decir que la caja de la Anses se terminó; al déficit de junio lo cubrieron con la plata de las AFJP ¿Qué nos va a pasar con las jubilaciones que hoy nos han aumentado a poco más de 800 pesos? No sé qué va a pasar. Cuando el salario de pobreza en la Argentina está arriba de 1.500 pesos, y la canasta básica, esa que mide la indigencia, que está en 700 y pico. ¿Ustedes saben lo que es la canasta básica? Es la canasta básica para una familia de cuatro personas: tienen derecho a consumir cuatro litros de gaseosa por mes, dos edulcoradas (léase coca cola) y dos sodas, no se le vaya ocurrir comprar un tetrabrik de vino, ya se escapó de la canasta básica.
Ya han rascado el fondo de la olla para la campaña electoral. Entonces, los compañeros de La Matanza que se movilizaron a la Capital Federal y luego en La Matanza, acamparon frente a la Municipalidad, los quisieron sacar, se quedaron las organizaciones de desocupados, la CCC, el FTV disidente y otras organizaciones… y resulta que dicen que no hay un peso para las cooperativas, les adeuda plata y les dice “no hay plata hasta marzo”. En el Chaco ¿qué le dice Capitanich a los que están acampando? No hay plata, no hay un peso. ¿Cómo que no hay un peso si fuiste al Impenetrable y dijiste que ibas a hacer mil casas? No hay plata para pagar los planes de los que construyen las casas y no hay plata para los materiales, por eso están acampando hace dos semanas. Hoy habló Cristina para el segundo cordón, que va a destinar mil quinientos de millones de pesos, es decir para los intendentes del Gran Buenos Aires, porque ellos saben que pierden el apoyo de esos intendentes y se le parte la CGT y tienen un argentinazo de esos que ¡mama mía! Si llega a suceder eso.
¿Qué es lo que está en discusión? Quién hace el ajuste. El grupo de derecha verdaderamente destituyente, encabezado por Vicente Massot, director de La Nueva Provincia reúne un grupo de economistas, que dicen que el gobierno tiene que hacer dos cosas: el ajuste y devaluar la moneda. ¿Porque usted cómo hace para bajar el salario? No va a sacar un decreto para bajar los salarios porque le incendian la Casa Rosada, la única manera es con una devaluación. Quieren devaluar y que un dólar salga cinco pesos. Son las dos cosas que presionan. Entonces Kirchner dice, “no, yo no hago el ajuste”. Ahí viene la discusión. El país se le incendia. Aumentó las tarifas del gas y la tarifa eléctrica. Y el pueblo se movilizó, y retrocedó. Y los otros dicen “lo tenés que hacer vos”. Cobos dice que él sigue hasta el 2011, porque si Cobos llega a asumir ahora ¿qué tiene que hacer? el ajuste. Y entonces, chau Cobos al 2011. Eso es lo que está en discusión. Que durante siete años de superávit fiscal gastaron el dinero con esas subvenciones a los monopolios del transporte, de la electricidad, del gas, etc., para beneficiar sobre todo a las capas medias, altas más que nada, porque la garrafa de gas subvencionada, la de 16 pesos, no la consigue ni Dios, no la consigue nadie. Entonces, todo eso se le fue al diablo.
Y hay 4 millones de indigentes. Se considera que en la Argentina hay 2 millones trescientas mil personas que no saben qué van a comer mañana.

La crisis internacional
Voy a cruzar a otra cosa: “bueno, pero la crisis se terminó” dicen algunos ¿Se terminó la crisis internacional? Porque en el mes de julio la desocupación en los Estados Unidos, en vez de haber sido del 9,5% como esperaban, fue del 9,4%. Datos a corroborar, porque se trata en general de los que buscan trabajo. Hay millones de desocupados que están viviendo en carpas. La crisis inmobiliaria en Estados Unidos tocó fondo.
No es que se terminó la crisis, porque hay que tener en cuenta cómo comenzó la crisis, si no, no se puede evaluar la magnitud de lo que estamos viendo. ¿Por qué, cómo se produce esta crisis? Esta crisis se produce porque el capitalismo mundial tuvo más de quince años de euforia, de un desarrollo que no existió desde el descubrimiento del oro en California, cuando Marx le escribió a Engels y le dijo “esto no lo teníamos previsto”. Se duplicó en ese entonces el mercado internacional con ese descubrimiento; la especulación. Pero nada comparable con esto que pasó ahora.
Porque en quince años, el mundo capitalista pasó, cuando se restauró plenamente el capitalismo en China, de 1.500 millones de trabajadores a 3 mil millones de trabajadores. Pero en Norteamérica un obrero del automotor gana hasta 50 u 80 dólares la hora, mientras aquí un metalúrgico gana 8, 10 o 12 pesos la hora.
Pero en China se abrió una posibilidad de explotación de mano de obra que ni Marx soñó. En esta relación que los marxistas llamamos de capital variable y capital constante, es decir el capital que se invierte en mano de obra respecto del capital en maquinarias, en materia prima para la producción, etc. Imagínense lo que es una mano de obra que se explotaba a 2 dólares, 3 dólares por día, a 1 dólar llegó a explotarse a centenares de millones. Eso permitió que todas las empresas norteamericanas, fabriquen allí, en Vietnam, en Indonesia. En la India hoy día hay entre 150 y 200 millones de proletarios. También con un nivel relativamente alto de instrucción. Esos chinos que ganaban 2 dólares por día, en la época del comunismo habían recibido educación secundaria y muchos de ellos universitaria, técnica, etc.
Entonces ¿qué podía hacer el capitalismo con esa masa enorme de ganancias que tuvo? Inconmensurables las ganancias que tuvieron. Arrasaron con las conquistas de los trabajadores de todo el mundo, como pasó en la Argentina, donde no quedó ni una ley de trabajo, ni siquiera la más antigua que era la Ley de la silla. Pero así pasó en todo el mundo capitalista: los contratos basura, las agencias de trabajo. Pasó acá, y en todos lados.
Si en la década del ‘70 el capitalismo invertía 70 centavos de dólar en la especulación por dólar que estaba en la producción, en la del ‘90 ya invertía 3 dólares en la especulación y 1 dólar en la producción. Hoy invierte 20 en la especulación y un dólar en la producción. Porque no es que se fabrica un millón de automotores este año y el año que viene, con la ganancia se fabrican un millón y medio, dos millones. Tiene que haber compradores, por eso la llamamos crisis de superproducción relativa, esa es la base de la crisis, no simplemente una crisis del capital financiero. Eso no se resolvió.
Los yanquis salvaron a los bancos. Los bisnietos de estos yanquis van a tener que pagar los billones de dólares que metieron para salvar a los bancos, a grandes empresas como la General Motors, la Chrysler, la Ford ¿Qué va a pasar con la producción de esas automotrices? Y ahí viene el problema de la Argentina.
Hay un artículo muy interesante en La Nación, dice que no va, desgraciadamente, la fabricación del automotor en la Argentina que dijeron Cristina y Néstor que íbamos a fabricar acá con Mahle, la empresa alemana que se quiere ir de aquí, con la Bosch? ¿Para quién trabajan las empresas argentinas? Trabajan fundamentalmente para Brasil u otros países, algunos de Europa.
Brasil todavía no se derrumbó. Acá hay dos timbas grandes donde todo el mundo está viendo dónde ponen garbancitos: uno es cuándo se derrumba Brasil del todo, y el otro, es el dólar. Porque usted infló, infló, infló el dólar, emitió y dio vueltas la manijita para salvar a los bancos, salvar a las empresas ¿y el dólar hasta cuándo va a durar? Por ahora, los chinos lo sostienen, porque son los grandes prestamistas de los yanquis. Porque esta es una característica. Para que se queden pensando ustedes sobre lo de Venezuela y lo de Brasil, y lo que pasó en la reunión el otro día, donde estuvo Cristina- nosotros con los yanquis, dicen los chinos, “hasta el 2015 no queremos lío”. Es decir, por ahora, “los misiles que tenemos llegan a la costa del Pacífico de los yanquis, cuando tengamos misiles que lleguen al otro lado, vamos a hablar de otra cosa. Por ahora tenemos misiles con los que podemos destruir en diez minutos 13 portaaviones yanquis”, pero no pueden derrotar a los yanquis, así que por ahora es así.
¿Quién es el gran prestamista del imperialismo yanqui? Los chinos. Mientras los chinos reciben los dólares por las manufacturas que hacen y tienen bonos del tesoro, el dólar está ahí. Pero acá hay gente que ya empezó a comprar oro, porque ustedes vieron que sacaron los dólares de acá. Cincuenta mil y pico de millones se fueron no se sabe si a los colchones, afuera, adónde se fueron. Algunos ya empezaron a comprar oro.

Vamos a grandes luchas
Vienen grandes luchas, compañeros. Ustedes vieron lo que pasó en Francia. Ocuparon una fábrica, creo que eran 400 obreros, tomaron rehenes a los ejecutivos, la rodearon con tiner -lo hicimos nosotros antes de fundar el Partido en Petroquímica Sudamericana de La Plata, y los que dirigieron ese proceso fueron luego dirigentes del partido, después lo repetimos en Pedriel-. “si llegan a entrar acá, vuela la fábrica con los ejecutivos, vuela todo”. Retrocedieron. Después de eso, en Francia, hubo tres fábricas más que hicieron lo mismo. Triunfaron. Las cuatro fábricas triunfaron.
Después en China (son los primeros productores siderúrgicos del mundo), fusionaron empresas privadas que tienen 25 mil obreros con una estatal que tiene 10 mil para despedir a más de 15 mil obreros. Y fue un gerentito del gobierno chino a la planta a ver cómo se arreglaban las cosas, lo llevaron a un segundo piso, y los obreros lo mataron a golpes y lo tiraron por la ventana. Cuando el ejército quiso entrar, miles de obreros, en doble fila, no los dejaron entrar.
Esto es lo que viene. Aquí pasó en Massuh. Julián de Diego, asesor laboral de empresas que está en Kraft y otras empresas, profesor del Derecho del Trabajo de la UCA en El Cronista, dice que lo grave que hay aquí con la crisis es el estado asambleario creado en muchas empresas líderes de grandes dotaciones de empleados. A propósito del cuestionamiento de la representatividad de los distintos estamentos de la estructura sindical se cuestiona la representatividad. Así es en Acindar, Paraná Metal, en General Motors en Rosario, en Mahle,  también en Massuh, entre otras. Se eligen delegados, el sindicato no puede removerlos y no se acepta que se negocie a espaldas de la masa.
Siempre el problema está en quién negocia, que era la pregunta nuestra cuando la histórica ocupación de las fábricas del Smata-Córdoba en épocas de Torres. Esto es lo que dice este De Diego: cuestionamiento de la representatividad. “Acá vamos a decidir nosotros en asamblea…” como las impresionantes asambleas petroleras que se hicieron en el Comahue. Pero hay una situación de la crisis que es gravísima. Y termina así este señor: “con estos fenómenos se ha alterado, sin dudas, la paz social reinante en otras épocas”
Y la productividad, agrega “está comprometida por efecto de las constantes alteraciones, asambleas, reuniones, reclamos, protestas, etc. que producen sus consecuencias”. Como hicieron las compañeras de Terrabusi cuando fueron a entrar, y se encontraron que a las mujeres con hijos, por la gripe, por la maternidad y la guardería le daban 200 pesos para que paguen a una persona. “¿Dónde conseguimos una persona que por 200 pesos cuide a los chicos en la casa?” Ocuparon la empresa en la gran lucha de Terrabusi de hace pocas semanas.
Las empresas dicen no hay plata. Ustedes vieron que murió un chico, Bartolomé, en Urundel, cerca de Mosconi, tenía 2 años y pesaba 10 kilos, dijo el cacique wichi de ahí. El cacique hace declaraciones en Crítica esta semana donde dice “si se muere otro chico desnutrido, volamos el gasoducto”. Porque de las tierras que ocupan los wichis se llevan por día 30 millones de m3 de gas. Y el padre de este chiquito Bartolomé dice “no se nos muere de desnutrición ni un chico más”. El intendente del pueblo dice “son unos vagos”. Pero esos “vagos” le dicen “le vamos a hacer volar el gasoducto”. Esto es lo que quiere decir este ciudadano, esto es lo que llamamos crisis de hegemonía que late por abajo, profundo, en el pueblo.

El camino del Argentinazo
Aquí viene el problema, compañeros, del camino institucional, como dijo hoy Lilita Carrió. Todo es institucional, como diría De Angeli. El camino institucional: yo estoy en la vejeztud, pero hubo una época en la que estuve en la juventud. Fui joven yo también. Tenía 19 años cuando me afilié a la FJC. Apenas me afilié me detuvieron y me llevaron a Orden Público de La Plata. Ahí había un grupo de torturadores -uno que estaba parado, que se llamaba Rodríguez Borda que le había qubrado el esternón a Arnedo Alvarez, secretario del PC, otro Blanco, Lucero-. Me sientan a declarar -yo estudiaba derecho, creía a fondo en las instituciones-, y digo: “me niego a declarar porque la Constitución me lo permite”. Uno de los torturadores dice “Che Lucero, mirá lo que dice éste”. Viene Lucero y dice “¿qué pasa?”. “Le estoy explicando que no voy a declarar porque la Constitución me permite no declarar”. Me pegó una trompada que volé como tres metros. Desde entonces no creí más en las instituciones. Tenía 19 años. ¡Qué voy a creer en las instituciones! ¿Qué piensan ustedes?
Eso no quiere decir que no vayamos a defender, cueste lo que cueste, cada libertad que conseguimos. Estas libertades que tenemos ahora las conseguimos en la lucha antigolpista primero, en la lucha contra la dictadura después, la consiguió el pueblo, no es que se la regaló nadie. No se la regaló Alfonsín recitando el Preámbulo de la Constitución ni mucho menos Menem.
Vamos a defender la libertad. Tampoco descartamos lo electoral, aunque lo disimulamos bien. Pero si se da una situación como la que se dio en Bolivia, después de dos insurrecciones y que voltearon a dos presidentes, una situación que permitió llevar a Morales a la Presidencia; o se da una situación como la de Chávez u otra, tal vez empujamos por ese camino, si hasta el propio Lenin no descartó hasta el mes de julio de 1917 la posibilidad de una salida pacífica, ¿por qué la vamos a descartar nosotros?
En la Argentina, la clase obrera y el pueblo han bocetado un camino. Ese camino es el del Argentinazo, pero el Argentinazo fue nada más que la coronación, fue como cuando volvió Perón en el 73, que ya había habido Cordobazo, Tucumanazo, Rosariazo, Catamarcazo, Salteñazo, las asambleas populares en Roca (Río Negro). La asamblea popular de Chubut, un Chubutazo y al final hubo un Porteñazo cuando volvió Perón.
Después tuvimos Santiagueñazo, Cutralcazo 1 y 2, Libertadorazo, Jujeñazo con 23 cortes de ruta hasta que tuvimos el Argentinazo. Mezcladitos todos, porque a muchos no les gustó en la rebelión agraria que estuviésemos mezclados con algunos terratenientes, pero en el Argentinazo se golpeaban los bancos con algunas señoras que tenían unos cuantos anillos también. Venía mezcladito también el Argentinazo.
El problema es qué papel juega la clase obrera para hegemonizar eso. Nosotros hemos ayudado a crear la Federación Nacional Campesina con campesinos pobres en su mayoría, también medios, y desde ahí, por ejemplo en el Chaco se logró traer a la Federación Agraria de Sáenz Peña (que son campesinos medios y ricos) y atraer a profesionales y otros sectores.
La rebelión agraria completó el boceto. La rebelión mostró una situación con el acto de Palermo. Y con ese estallido, ese cacerolazo con la detención de De Angeli, y que la Argentina se llenó de cacerolazos, de manifestaciones populares, mostró cuál es el camino para el triunfo de la revolución.
Pero tenemos que tener algo que coordine, como tuvimos en la época previa a la Alianza, que teníamos una coordinadora del MTA, CTA, CCC, entró la FUA, entró Federación Agraria. Hicimos dos marchas federales y cuando en agosto del ‘97 estos se entusiasmaron con el camino institucional se rompió todo para ir a apoyar a la Alianza.
En agosto del ‘97 hubo un paro con 100 cortes de ruta y fue lo último que hicieron Moyano, la CTA, De Gennaro, todos.
Ahora precisamos esas multisectoriales que hicieron hocicar al gobierno con el tarifazo, como la de Chabás. Todo el sur de Santa Fe está lleno de estas multisectoriales, donde entran los sindicatos obreros, porque ahí está todo parado. La industria agrícola, la industria metalmecánica está parada, el campo está destrozado.
Ese es el camino, en esa perspectiva podemos trabajar desde cualquier lugar, porque ustedes también aquí, en este barrio, tenían una asamblea, una multisectorial con los del hospital Ramos Mejía, los del Francés, con la iglesia Santa Cruz.
Después de la montonera podés ser un crítico extraordinario. Pero si no estás en la montonera, no podés verdaderamente hegemonizar nunca nada.
Ese es el camino, tenemos que llenar la Argentina con estas multisectoriales, como se ha creado en el Chaco. Esta conjunción de fuerzas de todo tipo: desocupados, obreros, profesionales, comerciantes, etc. junto con esta masa de originarios, de campesinos pobres, que han confluido en el Chaco.

http://www.pcr.org.ar/hoy.php?id_nota=4961

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Semanario hoy

  • Revista Chispa

  • Política y Teoría

  • 40 años del PCR

  • Aparición con vida de Julio Lopez

  • Contacto

    info.pcrlaplata@gmail.com
  • Twits

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

  • Seguinos