LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES DE TERRABUSI HA CAMBIADO LA POLÍTICA NACIONAL

Hoy 1292
Historia, actualidad y perspectivas

Kraft convirtió la planta en una cárcel
Estas son las reflexiones levemente abreviadas que los compañeros María Rosario y Ramón Bogado volcaron en la charla de lanzamiento de la Rifa de fin de año.

María Rosario. Desde ya quiero hacer un agradecimiento por esta invitación y a mis compañeros de Terrabusi que están acá presentes. Ha sido un conflicto muy importante, un conflicto que todavía no se cierra, así lo entiendo yo por lo menos. Un conflicto, como dijeron muchas compañeras y compañeros, que nunca se van a olvidar. Este conflicto que ha sido muy importante para nosotros, y que ha sido un conflicto de envergadura nacional. Como dicen las compañeras, hay un antes y un después de esto, ya nada va a volver a ser lo mismo, desde el punto de vista de los trabajadores y de esta justa causa que es la defensa de la fuente de trabajo.
Un conflicto que, como ustedes saben y se han enterado, comenzó el 18 de agosto con el despido de 162 trabajadores, con la Comisión Interna, con el Cuerpo de Delegados que hace aproximadamente un año se había elegido dentro de la planta, con compañeros clasistas, combativos, con compañeros que iban al frente con los reclamos en cada una de sus secciones. Ese Cuerpo de Delegados se había logrado gracias a la Comisión Interna que impulsó en ese momento, y que había postulado a aproximadamente 144 delegados, de los cuales quedaron 42.
Hace 82 días empezó este conflicto. Cuando comienzan a caer con los telegramas en la puerta de la fábrica, los compañeros de la Comisión Interna, en ese momento lo que discutimos, era qué posiciones íbamos a tener, si íbamos a enfrentar los despidos, si íbamos a enfrentar el plan de ajuste que se venía, si estábamos dispuestos a pagar una crisis que en realidad los trabajadores no habíamos generado. Eso fue una discusión que hubo, y se ganó la discusión de que teníamos que enfrentar, que teníamos que ponernos al frente porque como está la situación hoy son cada vez más los despidos, cada vez más las suspensiones, por lo menos yo les hablo desde la Zona Norte, donde se concentran autopartistas, la industria del plástico, la industria automotriz, los frigoríficos… y ya se veía en la zona una situación de muchos despidos, suspensiones, cierres de fábricas. Lo que evaluamos en ese momento era que había que enfrentar y que había que ponerse al frente, y era una cosa justa porque los compañeros recibieron el telegrama sin recibir un centavo, a todos les armaron causas para “justificar” el despido.
La empresa aduce a un reclamo que tuvimos ahí en la fábrica, que era por el tema de la gripe A, porque se pedían mejores condiciones de higiene en la fábrica. Y puntualmente, nosotros dentro de la planta tenemos un jardín maternal desde hace muchos años. Y alrededor de esto, había 200, 250 madres aproximadamente, estaba planteada esta situación, y lo único que pedíamos porque había una disposición a través del Ministerio de Salud de cerrar los establecimientos educativos, y el jardín estaba dentro de la fábrica, dentro del predio. El planteo era simple, si cerraban el jardín maternal, la empresa tenía que pagar los haberes caídos de las trabajadoras. Y ésa fue una discusión, y ya se veía la dureza que tenía la fábrica. La empresa dijo a través del jefe de Recursos Humanos: “voy a cerrar el jardín pero no voy a pagar, o como mucho puedo pagar subsidios de 200 pesos, quédense en su casa, no vengan a trabajar por el plazo de 10, 15 días”.
Estalló la bronca en todos los turnos donde se puso a consideración esta situación. Se hizo asamblea general, ratificando el reclamo de las madres que pedían mayor higiene dentro de la planta… Esa fue la excusa que usó la empresa para despedir semejante cantidad de compañeros.
Sigue leyendo