A 38 AÑOS del GOLPE de 1976 – Pedido de Difusión

Pedido de Difusión

TREINTA Y OCHO AÑOS ATRAS

 Mañana, a las 6 hs por AM 650 Radio Belgrano, recordaremos ese día, pero en la memoria estarán desde Darwin Passaponti hasta Julio López. (Derenzis, Ayer y Hoy. Lunes a viernes de 6 a 9 hs)

 La Quinta de La Razón del día 23 titulaba: “Está todo dicho”. Unos 300 militantes poblábamos Plaza de Mayo. Un centenar eran del Partido Comunista Revolucionario, único sector de la izquierda que se oponía al golpe.

Nos mirábamos entre todos. Hacíamos conjeturas y pretendíamos que el mensaje de esa minoría que estábamos en la plaza llegara a la totalidad de los actores políticos y militares… faltaban seis meses para las elecciones.

La presión de la guerrilla, la exigencia del sindicalismo, la desinteligencia de los políticos, la conspiración de los empresarios, eran demasiado para esos 300 de la plaza.

Los más optimistas imaginaban que era una presión más; los más informados suponían la gravedad.

Una semana antes, Ricardo Balbín recitó la frase del poeta: “Todo incurable tiene cura cinco minutos antes de la muerte”. Lo había dicho en el Concejo Deliberante de Vicente López. Victorio Calabró, gobernador de Buenos Aires, estaba en la conspiración. Le había creído a Massera, que le había ofrecido el Ministerio de Bienestar Social.

Los minutos parecían tener menos de 60 segundos. Todo se aceleraba. El secretario general de la CGT, Casildo Herrera, se había “borrado” y estaba en el Uruguay. Las miradas se cruzaban entre los peronistas y los del PCR, hasta que entendimos que todos queríamos lo mismo. No existían los teléfonos celulares, la comunicación era boca a boca.

Montoneros en la clandestinidad festejaban la salida militar, porque imaginaban que el pueblo se iba a levantar en armas para luchar. El ERP estaba diezmado, pero igual insistía en la lucha contra el gobierno constitucional. El movimiento obrero, movilizado, había echado a López Rega, que estaba en el exterior. Los minutos parecían segundos. Se acercaba el 24 de marzo. Los jóvenes y los no tan jóvenes teníamos memoria de 18 años de luchas y frustraciones. Al lado mío un compañero de Vicente López me recordó los fusilamientos del ’56 y nuestros vecinos, asesinados en León Suarez. Alguien más canoso, con La Razón debajo del brazo, rememoraba los bombardeos del 16 de junio.

¡Qué cortos nos quedamos todos!

El locutor Mentesana de Radio Nacional había sido convocado de urgencia al Estado Mayor. Después sería la voz en off de los bandos militares. Un acomodador de River nos contaría que Videla y Massera, mientras veían los partidos de local, conspiraban. Y el ministro de Defensa Dehesa, casado con la hija de Lonardi, no creyó oportuno molestar a la presidenta para llevarle la inquietud de las Fuerzas Armadas.

Pero de todo esto nos enteramos tarde, demasiado tarde, muy tarde.

Después, cada uno se las ingenió para evitar lo peor, pero más de 8000 no tuvieron la misma suerte.

Mañana, a las 6 por AM 650 Radio Belgrano, recordaremos ese día, pero en la memoria estarán desde Darwin Passaponti hasta Julio López.

Y la sangre derramada por muchos fue negociada…

Que mis nietos y los nietos de mis nietos puedan germinar una Argentina diferente, que no esté regada de sangre, que en su inmensa mayoría ha sido sangre peronista.

Hasta mañana.

 MIGUEL ANGEL DE RENZIS

(

 

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s