CHARLA – ALMUERZO CON OTTO VARGAS

La Plata, Berisso, Ensenada y Chascomus

CHARLA – ALMUERZO CON OTTO VARGAS

OttoLaPlataColecta2014 

El domingo 20/7, en el marco de la colecta financiera, se realizó un almuerzo para luego escuchar las palabras del Secretario General del PCR, Otto Vargas, en el quincho del Centro Tradicionalista de la Ciudad de La Plata.
Cerca de 150 compañeros y camaradas colmaron el salón. Estuvieron presentes trabajadores del Astillero Río Santiago, campesinos de la zona agraria (que venian de cortar dos dias la ruta 2), desocupados, docentes, jubilados, profesionales, estudiantes, delegaciones de las subzonas, y amigos del Partido, la Juventud y el PTP.
Luego del almuerzo se inició la charla con una breve introducción donde se remarcó la necesidad de la colecta financiera, para poder seguir siendo políticamente independiente y se invitó a todos los presentes a aportar al Partido y a la Juventud, y sumarse a nuestras filas a aquellos que no estaban afiliados.

DSC_0010

A continuación el camarada Otto Vargas hizo una extensa descripción de la situación internacional, ubicandola en el marco de la crisis mundial, que se agudiza cada día y la disputa interimperialista y el peligro de guerra que se abre y tambien las grandes luchas que sacuden a todo el mundo.
En relación a la situación nacional enfatizó la necesidad de enfrentar el ajuste, la represión y la entrega que lleva adelante el gobierno de Cristina K, imponiendo desde abajo el paro nacional de 36 horas.
Y avanzar en el PTP y el PCR en el camino de la construcción de un Frente Popular con un programa para resolver trabajo en la ciudad y el campo, vivienda, salud, educación e independencia nacional.

CORRESPONSAL

 

Anuncios

Ya no soy judio

Y A    N O   S O Y   J U D Í O

 Ya no soy judio

El saxofonista y clarinetista Gilad Atzmon se marchó a Londres mediada la década de los 90, cansado de la radicalidad sionista y después de haber cumplido el servicio militar en la guerra que Israel declaró al Líbano a comienzos de los 80. 

Su participación en aquel conflicto acabó por despejar todas sus dudas sobre la ‘identidad judía’: 

“Veía a palestinos por todas partes, hasta que me dije, ‘¡diablos, si es que estoy viviendo en territorio palestino!’. Fue entonces cuando decidí marcharme, eso sí, con cierto sentimiento de culpa”.

Hoy, Gilad Atzmon ya no se siente judío: “He dejado atrás la idea de pueblo elegido” y plantea preguntas a sus paisanos:

¿Cómo es que un pueblo que ha sufrido tanto y durante tanto tiempo puede infligirle tanto dolor al otro? 

¿Cómo pueden los sionistas, que están motivados por un genuino deseo de regreso, estar tan ciegos cuando se enfrentan a un deseo similar por parte del pueblo palestino?”

Empecé a comprender que en Israel nunca ha dejado de haber limpieza étnica, sino que, simplemente, ésta ha adoptado otras formas, y empecé a admitir el hecho de que el sistema legal israelí no era imparcial, sino racista”

En el verano de 1984, justo tres semanas antes de librarme del uniforme militar, nos enviaron al Líbano para una gira de conciertos. Al final de un sucio y polvoriento camino en un día de calor espantoso, a primeros de julio, llegamos al infierno en la tierra. El inmenso centro de detención estaba rodeado por una alambrada. El lugar era un campo de concentración. Los presos eran los ‘judíos’, y yo, un ‘nazi’”.